UN PROPÓSITO SOCIAL

El trabajo mancomunado hacia el desarrollo integral de Argentina

Sin duda desde la CGE METROPOLITANA creemos que tomar iniciativas en vista al año 2021, es pensar en chico.

Este año nos hizo reflexionar sobre la imperiosa necesidad de tomar decisiones estratégicas del país para transformar la economía y recuperar a nuestras empresas,  a LARGO PLAZO.

Ya no caben medias tintas, ni decisiones sectoriales o aisladas; es hora de invitar a la mesa a los trabajadores, a los empresarios, a los formadores y también a los que hoy no se sienten incluidos en dichos sectores, excluidos por situaciones de publico conocimiento a las que nos ha trasladado esta pandemia.

Licenciada Julieta Piaggio
CGE Metropolitana

Por estos breves, pero arraigados fundamentos que han socavado nuestra sociedad, nos encontramos frente a la posibilidad histórica, como organización empresarial, de contribuir a la puesta en marcha de un PLAN de recuperación empresarial a través de propuestas, encuestas e ideas institucionales que nuestros asesores han venido elaborando durante estos meses y que sintéticamente consisten en:

  • reconocer las nuevas modalidades de trabajo remoto, como mecanismo instalado en nuestra sociedad, a los fines de contribuir al desarrollo productivo, tanto del trabajador como del empleador; creemos en tal sentido que la transición digital ya se llevó a cabo, ya se probó y ya se agotó, hoy nos queda reconocer de qué manera darle un vuelco evolutivo, sostenible  y competitivo a nuestras Pymes enmarcadas en la DIGITALIZACION, no solo desde lo técnico, sino además desde el punto de vista económico, legal y fiscal.
  • promover la educación, formación y capacitación de quienes se encuentran dentro de la empresa, de quienes se posicionan para su ingreso y de quienes, fundamentalmente, se encuentran en sectores vulnerables que sin duda requieren mas empuje; esta promoción es un compromiso que cada PYME y cada empresario debe asumir con una visión de igualdad y responsabilidad social, pero que a su vez se vea reflejada en estímulos fiscales concretos.
  • desarrollar el reto demográfico que supone el teletrabajo, ampliando de este modo el entorno laboral a nivel nacional. Ello supone además el reconocimiento de un desplazamiento urbano transformador que trae como consecuencia la posibilidad del desarrollo de infraestructuras no urbanas.
  • reconocer y revalorar el deporte y las actividades culturales y recreativas como verdaderas industrias motores del desarrollo económico y social.
  • promover convenios de colaboración con universidades, sindicatos y organizaciones análogas en el marco de un programa de desarrollo productivo y laboral.
  • modernizar el tejido productivo, sensibilizando al sector privado sobre la importancia de la diversidad para ello sin duda se requiere reducir la brecha digital promoviendo el acceso a la red y un modelo productivo inclusivo

Sin duda el año 2020, fue complicado para todos desde lo humano, sanitario y económico. Un año inolvidable y con todo tipo de perdidas, solo puede dejarnos enseñanzas. Desde la CGE DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIES Y CONURBANO BONAERENSE, somos plenamente conscientes de que una empresa es mucho más que una rentabilidad económica. Pero también va mucho más alla que una simple maquinaria generadora de empleo.

Hoy, quizá como nunca se avizoró antes, la empresa, el negocio, el emprendedor, el trabajador, todos, contamos con un fuerte compromiso social, desde donde sea que estemos parados. Y este es un camino sin retorno. Y cuando nos referimos al compromiso social o comúnmente llamado “responsabilidad social empresarial”, nos referimos a la importancia de tener un propósito para con la sociedad; ya no en el futuro, sino ahora. Esa es, además, la exigencia de la sociedad para con el tejido empresarial, desconocerla – a corto o a largo plazo –  repercutirá directamente en la rentabilidad económica pura del negocio. Por eso solo sobrevivirán aquellas empresas que reconozcan y atiendan estas demandas sociales. La pandemia, lo que ha hecho es profundizar esta exigencia y mostrarnos a los empresarios que no se trata solo de sobrevivir a las dificultades económicas propias, sino además de paliar la infinidad de problemas colectivos que nos involucran.

Esta misión social de las empresas, requiere no solo una hoja de ruta sino además un canal por donde su labor se vea facilitada y es allí donde nuestra organización empresarial encuentra su principal responsabilidad de canalizar y conectar las necesidades de ambos sectores.

Los ESFUERZOS tienen que venir de todos lados, si de lo que se trata es de reconstrucción. Porque estamos en un momento difícil y de muchísima incertidumbre, es fundamental que la sociedad sepa que cuenta con un tejido empresarial que mira mas allá de sus propias narices y que este tejido, a su vez, cuenta con una CGE METROPOLITANA convencida de este compromiso social inquebrantable.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *