COOPERATIVAS DE ELECTRICIDAD RECLAMAN ESFUERZOS A CAMMESA

A pesar del decreto presidencial que prohíbe los cortes de servicios por 180 días, CAMMESA envió las facturas de cobro a las distribuidoras sin ninguna distinción. Apenas vencido el plazo de pago, comienza a correr la mora que tiene una tasa de interés del 60% anual.

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico tiene un 80% de su composición accionaria representada por empresas vinculadas al sector, generadoras y transportistas. El Estado, apenas cuenta con un 20%, lo que impide el equilibrio en la toma de decisiones.

El presidente Fernandez les pidió a los empresarios más ricos del país que no sean “miserables” y que se preparen para ganar menos. Pero en el sector energético, ninguno de los grandes jugadores parece estar dispuesto a pagar parte de la crisis.

Por el contrario, las generadoras están transfiriendo todo el peso de la parálisis económica sobre un grupo de 240 cooperativas de distribución que operan con márgenes estrechos y que ahora ven sus ingresos caer en picada.

En este sentido, las distribuidoras coinciden en que deberían otorgarles un plazo razonable, de al menos noventa días, para poder cumplir con los compromisos sin cargar con intereses que luego transformen la deuda en insostenible.

El escenario se torna complejo porque los usuarios no pueden pagar, las cooperativas no logran cobrar y las proveedoras quieren multarlas con tasas exorbitantes. La viabilidad para brindar el servicio sin cortes está seriamente cuestionada en muchos distritos del interior del país.

La factura que CAMMESA envía a las cooperativas representa casi el 70% del costo de su operación y se cubre exclusivamente con el pago de los usuarios, en este contexto las distribuidoras aseguran que está en riesgo, tanto la capacidad de seguir abasteciendo el sistema, como de pagar los salarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *