CONFERENCIA MAGISTRAL DE ARIEL GUARCO EN FACE

Con motivo de la celebración de los 80 aniversario de FACE (Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas) Ariel Guarco, actual presidente de Cooperar y la ACI desarrolló una conferencia con un alto nivel de contenidos, varios de los temas que transversalizan el tratamiento mundial, nacional y local poniendo al cooperativismo entre las herramientas para organizar un mundo sustentable y sostenible.
El cuidado del medioambiente, el tratamiento de los residuos, la energía sustentable y el traslado de una economía basado en el negocio a una economía pensada desde el servicio fueron los temas centrales de la conferencia. 
Lo que la sociedad debemos preguntarnos dijo “es si queremos energías renovables como forma de cuidar el planeta o como forma de hacer negocios” enfatizando en que es el movimiento cooperativo con su trascendencia territorial quien puede poner en agenda un tema tan vital como la supervivencia del planeta.  
Agregó en la conferencia que publicamos íntegramente en nuestro sitio web que: “si queremos salir de la lógica del consumo a una lógica del servicio debo decir que tenemos la suficiente penetración para convencer a cada asociado de que el camino de un mundo mejor es cooperativo. El mundo debe construirse con participación activa de cada uno, debe construirse con cooperativas que se ocupen de los problemas centrales de la humanidad sacando la lógica del negocio indiscriminado.”

Quiero empezar por hablar de algo tan específico como el dinero. Nuevamente estamos siendo testigos que lejos de complementarse en nuestras comunidades el ahorro interno con el ahorro externo y beneficiar la producción y el consumo lo que pasa en la Argentina es que centraliza las inversiones y creo que este tiene que ser un debate puntual en que tendremos que trabajar entre todos incluyendo a las cooperativas de trabajo. 

El otro eje del que pretendo hablar  es el de las emisiones de gases y que trabajamos en la cumbre de Buenos Aires entre los desafíos – a cuatro años de la firma del pacto de París en donde todos los países del mundo nos comprometimos a trabajar la agenda 2030 –  y debo decir que los resultados son nefastos, los últimos informes de Naciones Unidas dicen que de todos los países con los compromisos y las acciones que nos habíamos propuestos al 2030 no llegamos al 30 por ciento de los objetivos.  

Este mismo informe dice que las empresas más grandes, las que cotizan en bolsa son responsable de un cuarto del total de las emisiones. Nuevamente no es un problema de los gobiernos es un problema de todos y es necesario intercalar esos modelos empresariales que hemos elegido como sociedad para vivir, para desarrollarnos y para consumir y ese es un compromiso grande que tenemos que tener en cuenta como cooperativistas. No hay informe que no diga lo que está sucediendo en nuestro planeta y aquí es cuando todos, hombres y mujeres debemos tomar cartas en el asunto. .

Cooperar y la Alianza Cooperativa Internacional deben ser el vínculo asociativo y solidario para intercalar el esfuerzo local con los esfuerzos globales. Uno de los temas centrales en el factor climático es la energía y no se puede resolver desde el mercado pero tampoco debe ser resuelto desde iniciativas autónomas de la sociedad civil y eso hacemos las cooperativas que podemos completar este rompecabezas sumando la iniciativa autónoma de la sociedad civil en forma de empresas y como complemento de las acciones del estado. 

La provisión de energía representa el 60 por ciento de la emisión de gases en el efecto invernadero más allá de que los veganos nos quieran hacer creer que son las vacas. No me paro aquí como cooperativista sino como carnívoro.  Todos los datos que les paso vienen de organizaciones confiables y esto es del informe de Naciones Unidas, el 60% de los gases contaminantes son producidos por las distintas formas de producir energía y por eso el cooperativismo debe estar involucrado en el tema. 

Acá es muy importante la responsabilidad social en el acceso a las energías y con esto el aumento de la inversión y la producción de las energías renovables en la matriz energética junto con un consumo eficiente. Y esto requiere de una mirada integral, una mirada que debe ser asumida por toda la comunidad y ahí es donde siempre estamos las cooperativas que somos la comunidades que  – insisto – somos las comunidades autogestionándonos nuestras posibilidades de desarrollo. 

Creo que tenemos que cambiar la lógica del pensamiento. Hay que salirse del esquema de generación y transporte de energía, salirse de la lógica del negocio para entrar en la lógica del servicio a las comunidades. Nadie puede pensar que las multinacionales que compiten entre sí – van a trabajar en pos de un desarrollo sostenido. Lo que la sociedad tiene que preguntarse es si queremos energías renovables como forma de cuidar el planeta o como forma de hacer negocios. 

La producción y el consumo sostenido son desafíos solo alcanzables con más comunidad, con más participación y con más democracia en la economía. En ese sentido las cooperativas eléctricas están en condiciones de poner a las energías limpias en manos de la comunidad con más desarrollo local y social y sobre todo con más equidad. 

EL principal desafío es lograr una mayor integración para estar juntos a nivel institucional y juntos a la hora de desarrollar proyectos. Las cooperativas constituyen un capital desconcentrado como ningún otro y se puede pensar en hacer inversiones con una lógica de servicios democratizando las decisiones de inversión asociadas a este tipo de energías. 

Podemos hacerlo sin tomar créditos extranjeros con los dos millones de asociados que somos en las cooperativas eléctricas en este país, con un pequeño aporte de cada uno podríamos hacer grandes inversiones.

Otro de los grandes temas en donde las comunidades deben participar es en la gestión de las cuencas hídricas que es otro de los grandes asuntos para el cuidado del planeta. 

Las cooperativas de servicios públicos tenemos mucho que hacer en este terreno porque no podemos dejar a nuestros hijos un planeta contaminado y aca agrego el tratamiento de los residuos urbanos en cuanto a la matriz de consumo. 

Lo que nosotros tenemos para promover es la cultura cooperativa, un ambiente social que promueva el compromiso con la sociedad porque deben prevalecer  las relaciones de cooperación en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos. Hoy tenemos ejemplos maravillosos de cooperativas que se están dedicando a esto y tenemos algunas cooperativas de servicios que están incursionando en el tratamiento de los residuos y este desafío es un desafío para la próxima década. 

Nuestro movimiento puede ser un movimiento poderoso en todos los sentidos y ahora también me parece importante hablar de las nuevas tecnologías que siempre son buenas pero vienen de la mano de serias implicancias, hace poco hablaba con el director general de la OIT y mencionan el riesgo de generar prácticas laborales del siglo XIX como precarización, anulación del tiempo de ocio, escasez de controles sobre la forma de organización del trabajo, etc. y nosotros como movimiento estamos comprometidos con el cuidado del trabajo digno.  Necesitamos profundizar el camino de los servicios tecnológicos a nuestros asociados y hay que hacerlo urgentemente para incorporar las nuevas tecnologías con lógica cooperativa y no corporativa que es la segunda opción que tienen nuestras localidades y comunidades. 

El cooperativismo puede hacer aportes muy importantes y en el mundo todos los cooperativistas estamos trabajando en el mismo sentido, en el mundo somos más de 1200 millones de personas asociadas a cooperativas y tenemos gran poder de comunicación e incidencia para ofrecer a la humanidad un camino alternativo y para eso es necesario integrarnos y sumarnos a la agenda 2030 de desarrollo sostenible en una alianza global para el desarrollo y ese es el punto de discusión en la cumbre de las américas.

Estos procesos de democratización en la toma de decisiones es un proceso en el que nos cuesta integrarnos, nos sale fácil la crítica, nos sale facil el dedo apuntador entre nosotros y nos olvidamos que como nosotros hay otros muchos que quieren armar una sociedad diferente y tenemos que aprender a construir colectivamente con otros porque el enemigo está afuera y es la necesidad insaciable de acumulacion.  Los que tienen la riqueza del mundo son 26 y se espera que para finales de la década sean 8. Y los conocemos. La acumulación y concentración está en niveles nunca vistos en la historia. Galperin, el empresario más rico de la Argentina no paga ganancias por los ingresos que tiene por la plataforma.  

Si no avanzamos en estas cuestiones no vamos a lograr una sociedad más justa y es una apuesta sobre la cooperación internacional en contra de la construcción de todo tipo de muros y tenemos que apostar al desarrollo de empresas que pongan el desarrollo sostenible y la mirada de la gente en cada uno de los negocios que realizamos poniendo la economía al servicio de la comunidad. 

Es fundamental que todos caminemos en el mismo sentido. Porque la disputa sobre el consumo y la tecnología está en el territorio y al frente tenemos adversarios sumamente poderosos. Todas las guerras en el mundo son la disputa por la energía y por eso nuestra propuesta es tan importante porque nosotros proponemos un mundo pacífico, entendiendo la paz como las condiciones necesarias para que no existan conflictos. Y aquí lo que decimos es la paz positiva que se desarrolla en las comunidades y con el compromiso que tenemos para este tipo de desarrollo. 

Las cooperativas son las únicas empresas que pueden expresar el deseo de las comunidades, si queremos salir de la lógica del consumo para una lógica del servicio debo decir que tenemos la suficiente penetración para convencer a cada asociado de que el camino de un mundo mejor es cooperativo. El mundo debe construirse con participación activa de cada uno, debe construirse con cooperativas que se ocupen de los problemas centrales de la humanidad sacando la lógica del negocio indiscriminado. Y digo que es esencial que esté el estado. Nosotros tenemos la responsabilidad  de tener un diálogo permanente con el estado en todos los niveles, municipal, provincial y nacional y exigir que se considere al cooperativismo como un actor fundamental de este proceso y esta etapa. 

Ariel Guarco, presidente de la Alianza Cooperativa Internacional. 

Un comentario en “CONFERENCIA MAGISTRAL DE ARIEL GUARCO EN FACE

  • el 22 enero 2020 a las 19:27
    Permalink

    El paradigma cooperativo fue y es el fundamento del desarrollo de muchísimas comunidades de nuestro país y del mundo.
    Los mismos inconvenientes o mejoras convocaron la unión de trabajo y talento para resolverlas.
    La tecnología incorporada generó grandes avances que permiten resolver desafíos como el planteado al mundo cooperativo por Ariel Guarco.
    Desde nuestra ciudad de Rosario podemos ofrecer las soluciones tecnológicas de desarrollo y producción nacionales adecuadas a cada individuo cooperativo, respecto a la telemedición y gestión de los datos de su energía eléctrica, generada o consumida para su facturación y control.
    La Cooperativa de Cooperativas o FACE o cada Federación o cada Cooperativa, pueden acceder a estas soluciones por un mínimo canon mensual u otros métodos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *