UN EMPRESARIO AMIGO DECONSTRUIDO…

Paso a paso

Estamos con Carlos Lui, socio gerente de SETETEC, a quien acompaña en la conducción de la empresa José Claudio Ventrici. Claudio está concentrado en las nuevas tecnologías y Carlos, nuestro interlocutor inicial, con toda la historia a cuesta del contacto con las cooperativas. ¿Es así como funcionan, verdad?

Si, es cierto. Claudio es mí socio y amigo. Te cuento que en marzo cumplo mis 54 años al servicio de las telecomunicaciones. Y casualmente, el otro día, estuve haciendo un análisis de una tecnología llamada Paso a Paso que mi amigo Antonio Roncoroni tuvo funcionando en su Cooperativa Telefónica de Villa Gesell. En aquella época era una tecnología que trajeron los ingleses allá por los años 50, que comercializaba Standard Electric Argentina, en la cual yo trabajé desde el año 68 por 22 años. Luego, vinieron la de los franceses.

¿Era muy diferente la tecnología en ese entonces a la actual?

Si, el día y la noche. La paso a paso era más mecánica que eléctrica o electrónica con elementos que tenían sus desgastes. Después llegó el sistema pentaconta que inventó Alcatel de Francia. Tenía muy buenos equipos, acá se instalaron millones de líneas. Era la competencia de Siemens con la SLD que era la rotativa de ellos. Tuve la suerte de trabajar y hacer cursos al exterior sobre pentaconta de 52 y 32 niveles que sería la PC 32. Para ese tipo de tecnología, el hombre tenía que prepararse y estudiar. Me acuerdo de los manuales de funcionamiento de los equipos. Si había una falla, tenías que detectarla. Ahora es mucho más fácil, dado que son cajas negras. Para cambiar una placa, por supuesto que tenés que saber lo que es manejar la computadora para llegar a lo que es esa solución. Para mí hay una diferencia muy grande entre lo viejo y lo nuevo, pero todo avanza. Después utilicé SDLC, centrales digitales, net y de craquel. Ahora estoy con FTTH, lo que se llama Huawei, Siemens, CTTI y todo lo demás.

¡Sos un deconstruido tecnológico!

Sí, efectivamente, me da nostalgia todo lo que uno vivió y cómo en tan pocos años cambió. Fue constante el avance en las comunicaciones. Recuerdo que en el año 71 llegábamos a una localidad como Centeno o Batán que trabajaban con la operadora mandando magneto y una llamada se demoraba 7 u 8 horas. Tuve la suerte de estar en todas las provincias. La diferencia es muy grande. El avance es espectacular.

¿Las cooperativas, ISPs y la gente que vas conociendo en todos estos años van creciendo de acuerdo a estos avances o les cuesta?

La gente se va adaptando. La tecnología te lleva, si te quedás, perdiste. Tenés que seguir el ritmo.

Viste esa dicotomía que siempre hay de que si hay mucha tecnología, la gente se queda sin trabajo. En esta industria eso se resolvió, ¿qué es lo que ocurre?

Es algo distinto. Lo que es mano de obra exterior tiende a ser mucho más especializada que la anterior. Eso hay que tenerlo muy en cuenta. No cualquiera te hace un empalme de fibra o las mediciones con los valores correctos en sus equipos. Esa parte no es tan sencilla. Se requiere más conocimiento, sobre todo, para lo que es planta externa y en la interna necesitas un ingeniero que tenga el concepto de los sistemas de fibra, porque no cualquiera se puede hacer cargo de hacer una red de FTTH.

Corrígeme si me equivoco ¿son más las cooperativas que recurren a profesionales como ustedes, y a algunos otros competidores, que las que intentan hacerlo ellos mismos?

Por lo general las viejas tecnologías paso a paso las atendía el electricista del pueblo. No la parte de circuitos, pero sí lo que era el plantel exterior. Hoy en día lo debe hacer un tipo que sepa poner un conector, fusionar. Es más específico e implica mucha mejor calidad.

¿Y hacia dónde va todo esto?

Yo aposté siempre a mí país, en el 69, viví varias crisis. Tengo fe de que va a cambiar en cualquier momento… varias reglas y cosas, porque esto va a seguir avanzando. Las redes fijas van a tender a desaparecer como la televisión. No sé si lo voy a ver, pero los más jóvenes, sí.

Hacen bien tantas inversiones en el mundo. Siempre analizo esto, vos tenías una tecnología que trabajaba en cobre cuando empieza lo que pide internet primero con el day up y todas esas cosas si lo analizás fríamente, tanto las empresas SETETEC como Huawei como tantas que andan haciendo por ahí, pensaron que en ese cobre había miles de miles de millones de metros lineales tirados en el mundo y que no se podían de la noche a la mañana decir basta; no va más… Entonces inventaron equipos de acceso para dar facilidad a internet. Son los llamados, justamente, equipos de acceso. El modelo fue avanzando de forma tal que el consumo de ancho de banda creció y explotó el cobre; mientras tanto se creó la fibra óptica y se produce un proceso dónde se usan ambas.

Pensemos que según el ENACOM el servicio telefónico tiene que atender las 24 horas los 365 días al año. Es por eso que las centrales funcionan con 48 horas, con una batería de refuerzo hasta «x» hora o sino meten motor o una batería externa, pero como son muy caros, prácticamente no se utilizan. Esto permite que si te quedas sin luz, levantas el teléfono y hay tono. El cobre perdura en muchas cooperativas, por esa ley.

¿Trabajan con fibra y cuando tienen problemas usan cobre?

Y, si; suponete que el cobre estalla, tenés la fibra en tu módem. Ese módem se desconecta porque no tenes 220, te quedas sin fibra y si no tenés el teléfono a través de la fibra te quedás sin teléfono también. En ese momento tenés la desgracia de que un familiar tuyo le da un infarto a las 3 de la mañana. ¿Qué hacés? No lo podes levantar con la vieja tecnología, con fibra hay telefonía aunque no tengas luz. En ese sentido el cobre es bueno. He hablado con el arquitecto Miguel De Céspedes y su equipo de ingenieros en la Cooperativa de Tortuguitas y me dicen lo mismo. Es una explicación lógica si le saco todo el cobre, le dejo sólo fibra y no le vendo o busco la solución para que el equipo que pone en la casa tenga una batería provisoria, por posible corte de luz, puede llegarle una demanda, porque no hay ningún decreto que deje de exigir las 24 horas de telefonía. El cobre según la ley no lo podes retirar por ahora porque están en dos naipes tirados así. La gente quiere poner fibra, aunque la mayoría, sigue dejando el cobre. No sé si alguno ya ha decidido levantarlo y dejar red de fibra únicamente, pero corren grandes riesgos. Este es un detalle muy importante Luis en todo lo que es comunicaciones, tienen esos problemas que parecen tan sencillos pero no lo son.

Para ir cerrando. ¿La cantidad de m2 en la planta de SETETEC se amplió desde mi última visita; y la empresa continúa con su evolución?

Correcto. Lo último que incorporamos es la fabricación de los pachcord que sirven para hacer interconexiones desde el ODF a la OLT, desde la roseta a la Onu del abonado. Es decir, todo lo que se usaba antes como cruzada telefónica que hacíamos para dirigir al repartidor general, bueno, este pachcord habilita los puertos. Los cables de salida al exterior para los usuarios viajan por la fibra y llegan a una caja, desde esa caja da la bajada en la roseta y de ahí a la ont que sería el terminal dónde se colocan los pachcord. O sea, se usan muchísimo. Estamos fabricándolos para 4, 8, 6, 24 y 32 fibras. Vamos creciendo, despaciosamente. Primero trajimos un juego de máquinas, ya tenemos tres de cada uno. Estamos haciendo publicidad con respecto a esta posibilidad que le ofrecemos a las cooperativas y clientes PyMEs de que reciban una presentación prolija que facilita la revisión, el mantenimiento, etc. Cuando vas a una cooperativa, encontrás un repartidor con un lío bárbaro de cables entrelazados…, un enredo, porque solían venir de 3, 5, 10, 15 metros. Ahora, si vos necesitás uno de 2 metros, queda prolijamente en el repartidor y recorrido que le corresponde. Es una prolijidad increíble, tenemos muchas ventas. Se prueba y manda terminado. Justo ahora estamos cerrando una compra bastante importante con ArSat».

Luis Carbonell

Finalizando la entrevista, llegó Claudio Ventrici que venía de una obra y lo invitamos a posar para la foto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *