SE REQUIERE AGILIZAR EL ESPECTRO

El futuro de Wi-Fi y 5G a la luz de las nuevas tecnologías.

La industria de las telecomunicaciones se ha convertido en la columna vertebral de las sociedades modernas. Sobre las redes se producen los procesos de transformación digital que permiten que las organizaciones se vuelvan más eficientes y competitivas, que generen trabajo de calidad y desarrollo. Y a medida que esas redes se expanden también se reducen las brechas sociales.

Para que esto suceda es necesario contar con suficiente espectro para ampliar servicios, generar nuevas inversiones y llevar conectividad de calidad a las zonas más alejadas, a través de tecnologías complementarias como Wi-Fi y 5G, manifestó el Ing. Miguel Ángel Pesado, presidente del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación, consultado sobre este tema.

En cuanto al rol del estado, subrayó «El Gobierno argentino debe tomar decisiones en torno al espectro que serán vitales para el presente y el futuro de la Argentina, para su desarrollo económico y social. Uno de ellos tiene que ver con la decisión que debe tomar la Subsecretaría de Conectividad y Telecomunicaciones en torno al espectro de 6 GHz. Desde nuestro Consejo nos hemos manifestado a favor de otorgar el 100% de esa banda a Wi-Fi, tal como lo han hecho varios países de la región, como Brasil, Chile, Perú, Costa Rica, Honduras y Guatemala. América latina necesita tomar una decisión armonizada en este sentido para generar una economía de escala que permita ampliar las redes Wi-Fi y abrirles el terreno para el próximo salto tecnológico que dará, de la mano de Wi-Fi 6, Wi-Fi 6E y Wi-Fi 7. Ellas permitirán brindar servicios inalámbricos de mejor calidad, con mayores niveles de velocidad, tal como lo requieren los hogares y las organizaciones públicas y privadas”.

El espectro de 6 GHz tiene que destinarse en su totalidad a Wi-Fi porque se trata de un servicio de carácter secundario. Las frecuencias en las que hoy funciona, de 2.4 GHz y 5.8 GHz, que suelen ser las que «ven» las notebooks y los smartphones que se conectan en la red Wi-Fi de los hogares, están saturadas, no se pueden ampliar más. Son las consecutivas y adyacentes, ubicadas en el espectro de 6 GHz, las que permitirán ampliar sus capacidades. No hay otra frecuencia identificada para Wi-Fi, por lo que es necesario que la Argentina tome una decisión en sintonía con la adoptada por los países de la región.

Apostar por el 100% de esta frecuencia a Wi-Fi permitirá ganar en varios frentes. Por un lado, habilitará el despliegue de redes inalámbricas a menor costo para alcanzar, así, a poblaciones lejanas, a donde las tecnologías celulares no llegan. Eso traerá nuevas fuentes de trabajo, nuevos servicios y mejora en la calidad de las prestaciones que hoy se brindan. Por el otro, serán el mejor complemento para las futuras redes 5G.

Wi-Fi y 5G son tecnologías complementarias”. Por eso, remarco que “desde el COPITEC abogamos por apostar al espectro de 6 GHz enteramente para Wi-Fi y comenzar a trabajar rápidamente en el Cuadro de Atribución de Bandas de Frecuencia de la República Argentina (CABFRA) para liberar ese espectro que está asignado a usos obsoletos y tenerlo disponible de cara a las futuras licitaciones de 5G.”

Sabemos que 5G demandará mucho espectro. Es necesario que el Estado ponga manos a la obra para liberarlo y re canalizarlo a la luz de las nuevas tecnologías para, así, encarar una licitación en orden y prevenir lo que sucedió hace casi una década con la de 4G, cuando fueron asignadas sin estar liberadas. “Desde el COPITEC estamos dispuestos a colaborar de manera conjunta para que las redes de telecomunicaciones de la Argentina también se conviertan en la columna vertebral de la nueva economía, tal como sucede en el mundo”. Finalizó.

Ing. Miguel Ángel Pesado, presidente de COPITEC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *